¡Hoy traigo post largo!

Esta guía de redacción y estilo para las redes sociales (aunque no es definitiva y permite la inclusión de otros elementos en función de las necesidades específicas del sector o la empresa) puede servir como base para las estrategias de comunicación digital de las marcas y está diseñada para ajustarse a cualquier tipo de organización.

Su aporte radica en lograr coherencia en los entornos online y también en su efectividad para minimizar los errores a la hora de publicar. Lo mejor es que podemos volcar en ella la personalidad de la organización y luego trabajar desde lineamientos claros y bien definidos.

La he dividido, para mayor comodidad, en tres partes: introducción, pautas de redacción y pautas de estilo. Recuerda, no obstante, que es solo un ejemplo y debe ser flexible y ajustada a tus propias necesidades.

Introducción

Listado de cuentas en redes sociales

Lo primero que debes hacer antes de comenzar es enumerar todas tus cuentas en las diferentes redes sociales donde tu institución/empresa/negocio tiene presencia. Ubícalas de mayor a menor según su prioridad y establece el objetivo específico de cada una.

Independientemente de que tengas objetivos generales para el trabajo en las redes sociales, deja claro cuál es el que cumple cada una por separado. Esto ayudará a identificar el tipo de contenido que se deberá generar en ellas.

Algunos objetivos comunes para las redes suelen ser:

  • Facebook: Potenciar la visibilidad online de la marca
  • LinkedIn: Impulsar la colaboración con empresas del sector
  • Twitter: Informar y ofrecer atención al cliente
  • Instagram: Promocionar productos a través de su potencial visual

Si participas en redes especializadas de tu sector, también deberías listarlas y ubicar los objetivos que justifican su uso.

Si ya has hecho estudios de audiencia, sería bueno que incluyeras tu target en cada red. Ayudará a la precisión de los contenidos a publicar, el tono de voz y la visualidad.

Si no tienes claro en qué redes sociales debes tener presencia, ten en cuenta factores como el tipo de organización que representas, dónde están tus públicos (por ejemplo, las redes sociales más utilizadas desde Cuba son Facebook, Youtube, Instagram, Twitter y Pinterest) y qué podrías lograr con cada una.

Pautas de redacción

Voz de la organización

¿A nombre de quién se escribirán las publicaciones de tu empresa en las redes sociales?

Establece en la guía si  la organización en las redes hablará en tercera persona del singular (“Hoy el Ministerio de Justicia realizó un balance…”), en primera persona del plural (“Estamos estrenando un nuevo plato en el menú…”) o firmadas por personas específicas, como los directivos.

Aunque, personalmente, prefiero la cercanía de la primera persona del plural (nosotros, nosotras), la forma que finalmente elijas debe mantenerse en todas las redes y en cada publicación.

Ortografía y gramática

Parecería obvio y hasta innecesario incluir un subtítulo para la ortografía, pero no lo es tanto si tomamos como ejemplo la cantidad de cuentas organizacionales en Cuba que a diario publican sin utilizar los acentos o con errores ortográficos frecuentes, como omitir la h de algunas palabras (ha hecho), acentuar monosílabos (fe, guion) o eliminar la s en el plural de la concordancia sustantivo-adjetivo (productos únicos).

Twitter, por ejemplo, no permite editar las publicaciones. Esto significa que para enmendar un pequeño error es necesario eliminar el tweet completo y rehacerlo. En las otras redes sociales, aunque editar sí es posible, si los usuarios ven los errores, tendrán la percepción de una marca descuidada y poco seria.

Es importante entonces dejar claro que una publicación debe revisarse varias veces antes de ser posteada, además de listar cómo deben ser usadas las mayúsculas, qué tipo de comillas (españolas, inglesas, simples), la utilización de los signos de puntuación, cuándo colocar siglas y acrónimos. Mientras más uniforme sea la redacción de las publicaciones de la organización, mucho más credibilidad tendrá a ojos de su audiencia.

Extensión promedio de los textos y párrafos

Según el tipo de organización o negocio y las redes sociales que se utilicen, variará la extensión de cada post. Por tanto, determina la cantidad de palabras promedio que mejor funcionan en tu caso particular. Al igual que la cantidad de palabras para posts en un blog, el dato ideal en las redes sociales varía.

La longitud lo que sí no debe afectar es la legibilidad. Evita el uso de oraciones subordinadas y complicadas de entender y trata de ceñirte a la idea esencial: intenta mostrar solo un mensaje por publicación. Es más efectivo que hablar de muchas cosas que crearán ruido y serán olvidadas rápidamente por tu comunidad de usuarios.  

Coherencia entre plataformas

Define si vas a publicar lo mismo en todas tus redes o adaptarás tu contenido a cada una. Hay diferencias que debes tener en cuenta, como que Twitter tiene un espacio máximo de 280 caracteres o que el enfoque personal de Instagram suele contrastar con la profesionalidad de LinkedIn.

De ahí que quizás en unas sea más recomendable usar abreviaturas, en otras ofrecer mayor cantidad de detalles, etc. Lo más significativo a destacar es que la forma no debe afectar la coherencia de los mensajes de la organización. Es decir, no podemos ser simpáticos y cercanos en Twitter para luego subir fotos rigurosamente serias y formales en Instagram. Aunque esto sea parte ya de las pautas de estilo, definirlo desde la redacción ayudará a entender que si no existe coherencia enviarás mensajes que terminarán confundiendo a tus públicos.

Pautas de estilo

Frecuencia y horario de publicaciones

Delimita en la guía cada qué tiempo vas a publicar en las redes sociales. Si será la misma frecuencia para todas o si el tiempo será diferente para cada una y cuándo hacerlo. Es importante la periodicidad en las redes, porque te ayudará a mostrar una marca responsable y comprometida con su comunidad.

Para definir el horario, necesitarás saber cuándo tu audiencia es más activa en cada red. Aunque hay elementos comunes que te pueden dar una idea general de los horarios preferidos por los usuarios en las redes sociales (por ejemplo, que LinkedIn se revisa más en días laborales y horario de oficina), ninguna pauta general será más efectiva que un estudio propio.  

Quizás sería buena idea que combinaras estudios sobre horarios de publicación genéricos en las diferentes redes, con los resultados de la observación de tus métricas.  

Uso de hashtags

Las etiquetas, almohadillas o hashtags (palabras clave precedidas por el símbolo numeral #) ya son parte inseparable del mundo digital y nuestras experiencias en las redes sociales. Hay plataformas donde su uso es más extendido y, por ende, que las utilices resulta primordial.

Indica en la guía cuáles son los hashtags propios de tu marca, es decir, aquellos que conforman un slogan o una frase clave de tu sector por la que te interesa posicionarte.

Incluye, además, los hashtags coyunturales: aquellos que serán utilizados en campañas o que, aunque no sean parte de tu marca, te servirán para potenciar el alcance de determinados contenidos. 

Mientras que en Instagram es recomendable que al final de tus publicaciones coloques la cantidad de hashtags que deseas (tiene un límite de 30), en Twitter intercalar numerosas etiquetas sin sentido dentro del mensaje suele generar ruido y rechazo entre los usuarios. Por eso, lista cuáles utilizarás para cada red y cómo colocarlos.

Introduce, además, indicaciones como el uso de mayúsculas y minúsculas en función de la legibilidad (#CubaInformatiza es el mismo hashtag que #cubainformatiza).

Respuesta a comentarios y mensajes

Debemos entender que las redes sociales son una conversación. Por tanto, uno de los elementos infaltables en la guía es cuándo y cómo responder a los usuarios que interactúan con la marca a través de ellas. Lo mejor es hacerlo cuanto antes, así que si perteneces a una organización compleja, necesitas crear mecanismos de respuesta efectivos desde las áreas de atención al cliente o a la población.

Con respecto a los comentarios negativos, diseña una clasificación para que te ayude a la hora de definir cómo responderlos, en dependencia de si son:

  • Insatisfacciones con el servicio o producto
  • Descrédito de competidores
  • Quejas de un trabajador
  • Puros trolleos

Si quieres saber más sobre cómo reaccionar ante los comentarios negativos, puedes leerte el post ¿Cómo manejar las opiniones negativas en redes sociales?

Elementos visuales

Define las imágenes que utilizarás en tus publicaciones, teniendo en cuenta si el contenido a subir es propio, si debes darle crédito a su autor o si utilizas sitios de descarga gratuita de fotos. Coloca, para cada red, las dimensiones de imagen óptimas.

Incluye en la guía la manera en que colocarás los elementos de diseño en tus recursos de comunicación visual (videos, carteles, infografías, gráficos, etc.). Esto es:

  • Tipografía que utilizarás
  • Gama cromática, preferentemente ajustada a tus colores corporativos
  • Uso de logos
  • Pautas para las imágenes de perfil y portada de cada red

Uso de enlaces

Indica cómo utilizar los enlaces en cada red social. Si usarás acortadores  de URL y cómo debe quedar el contenido en este formato, teniendo en cuenta que la descripción en forma de texto no repita el título que sale en la caja del enlace.

Asegúrate de especificar su uso para cada red. Instagram, por ejemplo, no permite los enlaces en el contenido de las publicaciones, pero podrías colocarlos en la biografía.

Ejemplo del uso de publicaciones de enlace de la emisora Radio Rebelde en Twitter
Ejemplo del uso de publicaciones de enlace de la emisora Radio Rebelde en Twitter

 Emojis

Los emojis son un lenguaje demasiado popular en las redes como para pasarlos por alto. No es que necesariamente debas usarlos, pero sería bueno valorases si le viene bien a tu organización darle un toque de chispa en los posts a través de ellos.

Si es así, busca los que se acercan a tu sector y al tono de tus publicaciones, luego define cuáles son los que podrías usar y de qué manera hacerlo. Expresarte también con emojis puede ayudarte a llamar la atención y a conectar emocionalmente con tu audiencia.

¿Qué te parece esta guía de redacción y estilo para tus redes sociales? ¿Aportarías otros elementos? Déjame tu respuesta en los comentarios.


error20

¿Desea estar al tanto de nuestras publicaciones?

Katia Sánchez Martínez

Comenzó a estudiar Comunicación Social sin saber qué era y se graduó creyendo que podía conquistar el mundo -o al menos Cuba- con su carrera. Su servicio social se dividió entre un ministerio y, posteriormente, un medio de comunicación. Siempre enfocada en la comunicación digital y online. Ideó este blog porque cree de verdad en el desarrollo de su profesión en Cuba. Lo que más le gusta en el mundo es estudiar materias que no necesita, como el idioma coreano.

3 Comentarios

salvatore300 · agosto 22, 2019 a las 10:24 am

Súper interesante. Gracias por compartir.

    Katia Sánchez Martínez · agosto 23, 2019 a las 12:43 am

    Gracias a ti por pasarte por acá! Abrazo.

Daguito Valdés: «Ser uno mismo es de las principales herramientas para crear una marca personal» · septiembre 6, 2019 a las 11:19 am

[…] soy el mismo y tengo las mismas opiniones dentro de las redes sociales y fuera de ellas. Tengo un criterio sostenido en todas las plataformas y en la vida cotidiana. Ese de los programas es Daguito Valdés, es la persona que ven todos mis […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram